Blog

Lavar frutas y verduras ✅ Un acto importante que muchos no valoran

En el post de hoy repasamos la importancia de lavar frutas y verduras

Por norma general, lavar las frutas y verduras es algo que no hacemos todos. El simple hecho de lavar las frutas y verduras nos permite reducir riesgos de enfermedades, las cuales son transmitidas por este tipo de alimentos. La prevención es fundamental en este aspecto.

Debemos tener en cuenta que el cultivo de frutas y verduras ha derivado en los últimos años a la utilización de abonos y productos más potentes, los cuales evitan que el producto se estropeé pronto, o directamente que los bichos puedan terminar «picoteando».

Sabemos que una correcta alimentación se deriva del consumo frecuente tanto de frutas como de verduras. Es más, cuanto más frescas sean las piezas, mucho mejor. Recientes investigaciones han demostrado que el consumo de productos frescos ayudan a reducir el riesgo de cáncer y de padecer otras enfermedades. Asimismo, los organismos internacionales han hecho hincapié en la importancia de cuidar las frutas y verduras que consumimos.

No obstante, debemos saber contra qué tipo de bacterias luchamos. Las más frecuentes que encontramos antes de lavar frutas y verduras son la Salmonella y E. coli. El principal problema es que las frutas y verduras se ingieren, por norma general, crudas, y ahí las bacterias no mueren antes de su consumo.

El origen de la infección por no lavar frutas y verduras

La pregunta clave es ¿Cuál es el origen que da pie a las infecciones por no lavar frutas y verduras? Todo, como hemos comentado anteriormente, se debe al uso de abonos que contienen materias fecales procedentes de animales contaminados por dichas bacterias.

También el propio agua de riego no acostumbra a ser de la mejor calidad posible, utilizándose agua no potable para el riego. Todo ello permite transportar microorganismos a los vegetales. De ahí que las medidas de higiene que se solicitan sean cuanto menos estrictas.

De acuerdo con la FDA (Food and Drug Administration), se debe lavar las frutas y verduras crudas muy bien antes de pelarlas, cortarlas, comerlas o cocinarlas. El lavado reduce las bacterias que pueden estar presentes en los productos frescos.

¿Cómo podemos evitar a estos «enemigos» inesperados?

Siguiendo las siguientes pautas conseguiremos hacer frente a estos enemigos que, inesperadamente, se dan citas en nuestras frutas y verduras:

  • Lávate las manos con agua caliente y jabón antes y después de preparar alimentos.
  • Limpia tu encimera, tablas de cortar y los utensilios después de pelar productos y antes de cortar y picar. Las bacterias de la parte exterior de los productos crudos pueden ser transferidas a la parte interior cuando se cortan o pelan.
  • Lava las superficies de la cocina y los utensilios con agua caliente y jabón después de preparar cada alimento.
  • No lavar el producto con jabones o detergentes.
  • Usa agua fría potable limpia para lavar.
  • Para los productos con piel gruesa (como las patatas), utiliza un cepillo para verduras para ayudar a eliminar la suciedad.
  • Los alimentos como la coliflor, el brócoli o lechuga deben ser remojados de 1 a 2 minutos en agua fría y limpia.
  • Productos como las frambuesas no deben ser remojados en agua. Pon los productos frágiles en un colador y ponlos debajo del grifo con cuidado.
  • Después de lavar, seca con una toalla de papel limpia. Esto puede eliminar más bacterias.
  • No olvides que los productos de cosecha propia, los de los agricultores del mercado, y las frutas y hortalizas de supermercados debe también estar bien lavadas.
  • No vuelvas a lavar los productos envasados con la etiqueta «listos para comer», «lavado» o «triple lavado».
  • Una vez cortada o desempaquetada, refrigerar tan pronto como sea posible.
  • No compres productos de corte que no esten refrigerados.

¿Sabes lo mejor? Todo ello se puede abreviar a una cosa: usar nuestra máquina ionizadora

¿Qué pensarías si te decimos que todas nuestras máquinas se encargar de limpiar y depurar las verduras? En nuestra demostración virtual hay un momento en el que todos se quedan con la boca abierta. Es la prueba del tomate, en la cual introducimos dos tomates, en dos vasos de agua diferentes. Por un lado, uno con el agua del grifo, y otro con nuestro agua ionizada.

lavar frutas y verduras

Como apreciáis en la fotografía, en el vaso de la derecha, se puede observar un color más amarillento, procedente de las bacterias y suciedad del tomate. Al tener el agua un pH mayor, permite absorber todo lo malo que tiene el producto.

lavar frutas y verduras

Aquí tenéis el resultado final. El vaso de la izquierda (agua del grifo) prácticamente claro. Mientras que nuestro agua se puede observar amarilla, con todas las bacterias y «cosas extra» que vienen con los tomates.

Lo mejor de todo, no lo podemos decir, ya que tendríais que probarlo, pero el sabor del tomate pasado por nuestro agua es puro. Es tomate natural, ya que elimina todos los conservantes.

Así que ya sabes…

Si quieres conocer más detalles acerca de cómo funcionan nuestras máquinas ionizadoras, no pierdas la oportunidad de ver nuestra demostración virtual (si no vives en Cádiz) o nuestra demostración en físico. Realmente no te arrepentirás.

Y no lo olvides: cuida tu alimentación y lo que bebes para encontrar un equilibrio que tu cuerpo agradecerá. Nuestras máquinas cambiarán tu vida de manera radical, y es por ello que nos gustaría demostrártelo con una demostración virtual. Si estás interesado, por favor, contacta con nosotros aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *